Un himno para los Erasmus

| Rafael Estrella

 

 

erasmus“La mayor esperanza de una nación reside en una adecuada educación de su juventud”

Erasmo de Rotterdam

Los Erasmus se han ganado un himno. Y lo van a necesitar también para alzar su voz cuando vuelva la ofensiva.

Después de los anuncios amenazantes y las rectificaciones, de los pronósticos falsos desmentidos de forma directa por el portavoz de la Comisión Europea, lo que queda es un ministro que, por estar tan fuertemente cuestionado, seguirá previsiblemente en el Gobierno, una paradoja que suele presidir las decisiones de nuestros gobernantes.

La ofensiva para recortar los fondos dedicados al programa Erasmus volverá con fuerza renovada. Por eso hacen bien los estudiantes en mantener la movilización y la sensibilización social.

Las Becas Erasmus son uno de los mejores instrumentos para la integración europea y la construcción de ciudadanía, una apuesta para hacer de Europa “el espacio más competitivo, sobre la base de la sociedad del conocimiento” (de la olvidada Estrategia de Lisboa). Y es que se trata de formar talento compartiendo vivencias y experiencias con estancias que forman parte del curriculum académico. Si España -y su Gobierno- no lo entienden, significaría que hemos dejado de apostar por Europa y por una España que avance y se desarrolle con esa Europa.

Por eso, porque ir contra las Becas Erasmus es una invitación al retroceso, a la España aislada y atrasada, creo que nadie puede ser indiferente al intento de destruir un instrumento que contribuye a formar nuestras mejores generaciones de profesionales, de académicos o de investigadores. Es también una cuestión de dignidad.

Que alguien que sepa hacerlo componga un himno al Erasmus, o que compongan varios: para recordar el 5N (“día de la la rectificación”) o el 12N (“rubbish day”), para que lo canten cuando celebren o cuando protesten, para que todos lo cantemos cuando nos unamos a la defensa de las Becas Erasmus y de la España que queremos, para el presente y para el futuro.

Músicos en paro, poetas inéditos, compositores preñados de ideas, bandas multiétnicas, grupos corales: queda abierto el concurso informal del Himno al Erasmus.

Puede ser festivo (tunos abstenerse), reivindicativo (tipo “another brick in the wall”), mezclando épica y alegría (A Song of Joy no vale; es patrimonio europeo)…..

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *