La diplomacia p�blica en el discurso de Zapatero

| Rafael Estrella

Es muy novedoso que el Presidente del Gobierno realice  una intervención dedicada monográficamente a la política exterior.  La de Zapatero el pasado lunes en el Museo del Prado ante El jardín de las delicias, acompañado por Kofi Annan, es en sí todo un mensaje. La voluntad de impulsar y reforzar la política exterior para España en una serie de ejes acordes con la grandes prioridades políticas y geográficas, tras una Legislatura en que la intensa (y tensa) agenda interior centró buena parte de la actividad del Presidente, es una muy buena noticia. Lo propuesto por Zapatero es, en sus propias palabras, “un idea de España y un proyecto de política exterior”, pero plantea también prioridades que coinciden con los grandes desafíos internacionales: la lucha contra la pobreza, la promoción de la paz frente a la inseguridad y el terrorismo, la gestión ordenada de las migraciones, el cambio climático y la energía. 

Además de presentar una inicativa que, en la práctica, supone incorporar la abolición de la pena de muerte a los Objetivos del Milenio, Zapatero ha asumido un objetivo que ya he planteado en alguna ocasión en este blog: dotar a España de una diplomacia pública (algo bien distinto de la propaganda y más amplio y complejo que la marca país). Toda una estrategia en la que el propio Presidente se pone a la cabeza. 

Resulta sorprendente que un país con una lengua tan extendida y una cultura tan atractiva no haya contado hasta el presente con una estrategia e instrumentos de lo que se viene en denominar “diplomacia pública”. Me parece ésta una cuestión también de la mayor importancia y en esta Legislatura vamos a revertir esa situación. El Gobierno va a crear una Comisión de Diplomacia Pública, bajo mi presidencia, que incorporará a miembros del Gobierno, de la sociedad civil, de medios de comunicación, del mundo de la cultura y de la empresa, para analizar cada año nuestra proyección en todos los ámbitos y proponer nuestras futuras líneas de actuación.

No estamos ante una novedad o una moda, sino ante una necesidad y una oportunidad: en los últimos tiempos, vemos como, además de los trabajos de Javier Noya, las cuestiones de diplomacia pública crecen  también  en el interés de la blogosfera española

Especialmente acertado es que Zapatero sitúe la lengua y la cultura como una de las principales plataformas de un estrategia de diplomacia pública. Coincido plenamente y, por eso, la cultura es el eje central de la estrategia de diplomacia pública que vengo impulsando desde mi llegada a la Embajada de España en Argentina, un país que tiene todos los elementos para el desarrollo de esa estrategia en que la empatía y la atracción son elementos esenciales.

 La evolución de la diplomacia y las relaciones exteriores no ha hecho más que confirmar que la lengua y la cultura son, junto con S.M. El Rey, nuestros mejores embajadores fuera de nuestras fronteras, no sólo por la importancia económica de las industrias vinculadas a estos ámbitos, sino también por su relevancia simbólica. Quinientos millones de personas piensan en español y muchos más lo utilizan en el desarrollo de sus actividades. Nuestro idioma sigue siendo una lengua de entendimiento. El español es ya la tercera lengua internacional y la segunda más estudiada. 

8 Responses to La diplomacia p�blica en el discurso de Zapatero

  1. La Europa del siglo XXI « www.nachocorredor.info dice:

    […] En otro orden de cosas, y en medio de un mar revuelto, las pensiones medias de jubilación han subido un 7′2%, llegando hasta los 814,42€ y Zapatero, parece, está trabajando por mejorar algo olvidado la última legislatura: la política internacional. En cualquier caso, lo explica mejor el embajador de España en Argentina, Rafael Estrella. […]

  2. Faustino Siñeriz dice:

    Me alegró mucho leer su artículo sobre la diplomacia pública de España.

    Siempre hemos mantenido lazos con España, profesionales y familiares, y, en algunas épocas, especialmente cuando España ingresaba en la UE, estábamos desconcertados por lo que se percibía como un abandono de su universalidad.

    Me siento totalmente identificado con esta idea, como hijo de asturianos en Argentina, y sintiéndome parte de esa comunidad mayor que corresponde a los que hablamos la lengua latina más importante y compartimos, una herencia cultural inconmensurable.

    Cordiales saludos

  3. Lobo dice:

    Cuando leí el discurso de Rodríguez Zapatero y vi el concepto de “Diplomacia Pública” pensé inmediatamente en la primera persona a la que le oí mencionar el concepto. Fallo mío no dedicar una línea a ello en la entrada de puro autobombo que escribí en mi blog al sentirme reivindicado por el discurso del presidente del gobierno (transformación de los conflictos armados, naturaleza híbrida de las amenazas, África como punto de interés estratégico…)

  4. Sebastián Lorenzo | Politicas migratorias de la UE dice:

    […] Mis amigos Javier Noguera y Francisco Paco Polo se trenzaron en una amable discusión relacionada con las políticas migratorias europeas. Fue hace unos pocos días, cerveza de por medio, en Madrid. Hoy Paco le escribió una carta abierta en su blog  donde defiende algunas políticas llevadas adelante por la UE. Paco no solo es un ciberamigo de tiempo, sino que además está desarrollando un interesantísimo trabajo sobre DIPLOMACIA PUBLICA. […]

  5. PATRICIA dice:

    Hola, mi nombre es Patricia escribo desde España. Quiero señalar la relevancia que la inaguración de la cúpula que cubre la sala de los Derechos Humanos y la Alianza de Civilizaciones de la sede de Naciones Unidas ha tenido para la Diplomacia Pública Española.

    Mas allá de comentarios simplistas relacionados con el presupuesto, el acuerdo suscrito por el Reino de España y las Naciones Unidas (relativo a la remodelación y renovación de la Sala de Conferencias XX en la Oficina de las Naciones Unidas en Ginebra) vincula a España con valores que sin duda repercuten en la percepción de una imagen país que encaja con la visión del multilateralismo en un escenario mundial de cooperación y dialogo entre diferentes.

    En segundo lugar, lo más interesante es que el desarrollo de este acuerdo ha provodado una relación institucional nueva entre el Gobierno de ESPAÑA Y LAS EMPRESAS ESPAÑOLAS (que han participado en la financiación del proyecto) para potenciar los valores sociales y culturales españoles en el ámbito de las Naciones Unidas. Así la Fundación Onuart, instrumento a través del cual se ha gestionado la obra, es un factor de Diplomacia Pública porque enmarca un COMPROMISO entre las empresas españolas y el Ministerio de Asuntos Exteriores para PONER DE MANIFIESTO, EN LA SEDE DE LA ONU A TRAVÉS DE UNA OBRA DE ARTE ESPAÑOLA, la idea de que ESPAÑA ES UN EMBLEMA MUNDIAL DE LA PAZ, DE LOS DERECHOS HUMANOS Y DE LA ALIANZA DE CIVILIZACIONES. Es decir, Ejecutivo y empresas han generado un espacio común para alcanzar propósitos cordinados entorno a la IMAGEN DE ESPAÑA.

  6. John dice:

    “la lucha contra la pobreza, la promoción de la paz frente a la inseguridad y el terrorismo, la gestión ordenada de las migraciones, el cambio climático y la energía.” Estos debo copiarlos para mi propio país. Cuanto deseamos de verdad ver que todos esos puntos sean cumplidos con fidelidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *