Posts etiquetados con “diplomacia pública”

Acción Exterior de España: la reforma

| Rafael Estrella

José Manuel García Margallo ha iniciado su mandato como Ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación con un fuerte énfasis en la reflexión sobre el Servicio Exterior que necesita España.

No es una tarea que deba empezar de cero. Hoy, pese a carencias materiales, a una articulación mejorable y a cierta falta de profundidad estratégica, España cuenta con diversos e importantes instrumentos de Acción Exterior; en particular, un Servicio Exterior moderno, relativamente bien dimensionado y que, a lo largo de los años, ha mejorado sustancialmente en coherencia, dinamismo y eficacia.

La práctica totalidad de los antecesores del actual Ministro hicieron suyo el objetivo de reformar el Servicio Exterior de España, un anhelo que, habitualmente, aparece asociado a la necesidad de elaborar una Ley del Servicio Exterior. Leer más…

Marca País

| Rafael Estrella

brand

Se acaba de publicar el Informe de FutureBrands que analiza, en una serie de parámetros, desde clima de negocios a seguridad, precios o gastronomía, la imagen de marca de 102 países. Gracias a confianza que inspira Obama (tal vez tambiñén a la caída del dólar), EEUU pasa este año a ocupar la primera posición.

 España, pese a los efectos de la crisis vuelve a la décima posición y, lo que es más importante, está presente en el top 10 de los principales indicadores y en el número 1 en algunos de ellos, especialmente en los relacionados con los atractivos turísticos. Dentro de un rato se lo contaré a Joan Mesquida,  que ayer explicaba cómo España ha reaccionado para limitar el impacto de la crisis sobre el sector turístico.

El Informe completo cuesta 250 US$. Tal vez algún alma generosa lo quiera compartir. Me interesa por la estrecha relación del tema con las estrategias de diplomacia pública.

La diplomacia p�blica en el discurso de Zapatero

| Rafael Estrella

Es muy novedoso que el Presidente del Gobierno realice  una intervención dedicada monográficamente a la política exterior.  La de Zapatero el pasado lunes en el Museo del Prado ante El jardín de las delicias, acompañado por Kofi Annan, es en sí todo un mensaje. La voluntad de impulsar y reforzar la política exterior para España en una serie de ejes acordes con la grandes prioridades políticas y geográficas, tras una Legislatura en que la intensa (y tensa) agenda interior centró buena parte de la actividad del Presidente, es una muy buena noticia. Lo propuesto por Zapatero es, en sus propias palabras, “un idea de España y un proyecto de política exterior”, pero plantea también prioridades que coinciden con los grandes desafíos internacionales: la lucha contra la pobreza, la promoción de la paz frente a la inseguridad y el terrorismo, la gestión ordenada de las migraciones, el cambio climático y la energía. 

Además de presentar una inicativa que, en la práctica, supone incorporar la abolición de la pena de muerte a los Objetivos del Milenio, Zapatero ha asumido un objetivo que ya he planteado en alguna ocasión en este blog: dotar a España de una diplomacia pública (algo bien distinto de la propaganda y más amplio y complejo que la marca país). Toda una estrategia en la que el propio Presidente se pone a la cabeza. 

Resulta sorprendente que un país con una lengua tan extendida y una cultura tan atractiva no haya contado hasta el presente con una estrategia e instrumentos de lo que se viene en denominar “diplomacia pública”. Me parece ésta una cuestión también de la mayor importancia y en esta Legislatura vamos a revertir esa situación. El Gobierno va a crear una Comisión de Diplomacia Pública, bajo mi presidencia, que incorporará a miembros del Gobierno, de la sociedad civil, de medios de comunicación, del mundo de la cultura y de la empresa, para analizar cada año nuestra proyección en todos los ámbitos y proponer nuestras futuras líneas de actuación.

No estamos ante una novedad o una moda, sino ante una necesidad y una oportunidad: en los últimos tiempos, vemos como, además de los trabajos de Javier Noya, las cuestiones de diplomacia pública crecen  también  en el interés de la blogosfera española

Especialmente acertado es que Zapatero sitúe la lengua y la cultura como una de las principales plataformas de un estrategia de diplomacia pública. Coincido plenamente y, por eso, la cultura es el eje central de la estrategia de diplomacia pública que vengo impulsando desde mi llegada a la Embajada de España en Argentina, un país que tiene todos los elementos para el desarrollo de esa estrategia en que la empatía y la atracción son elementos esenciales.

 La evolución de la diplomacia y las relaciones exteriores no ha hecho más que confirmar que la lengua y la cultura son, junto con S.M. El Rey, nuestros mejores embajadores fuera de nuestras fronteras, no sólo por la importancia económica de las industrias vinculadas a estos ámbitos, sino también por su relevancia simbólica. Quinientos millones de personas piensan en español y muchos más lo utilizan en el desarrollo de sus actividades. Nuestro idioma sigue siendo una lengua de entendimiento. El español es ya la tercera lengua internacional y la segunda más estudiada.